BANNER SUPERIOR
BANNER SUPERIOR
Bomberos  de Santa María despidió a uno de los suyos ,Don Humberto Cuevas Cordero.

Bomberos de Santa María despidió a uno de los suyos ,Don Humberto Cuevas Cordero.

 

  Emotiva despedida brindó Bomberos de todo el valle del aconcagua a  Don Humberto Eduardo  Cuevas  Cordero. bombero insigne de la comuna de Santa María.

Este martes 11 de julio de 2017 , entre las  19:30 y 22:00 hrs ,Distintas compañías de bomberos de todo el valle del Aconcagua  realizaron Emotiva despedida a don Humberto Eduardo Cuevas Cordero, miembro honorario de la primera compañía de bomberos de  Santa María.

Transcurría el año 1955 ,cuando don Humberto Cuevas Cordero ingreso a las filas del cuerpo de  bomberos de la comuna de Santa María ,desempeñando varios cargos entre ellos comandante ,capitán con gran capacidad para dirigir , recibió el premio de bombero insigne a los 55 años de servicio,con un total de 62 años en la institución, fue de esos bomberos que para combatir los incendios debió hacerlo con baldes ya que no existía la tecnología de años después.

Fue una persona que muchas veces trabajo los domingos y festivos, amante del equipo de futbol colo colo, su último día del padre este 2017 lo paso junto a  sus familiares donde sonreía junto a sus nietos siempre alegre a los que regalaba dulces.

Después de una enfermedad que lo ataco este último tiempo, la madrugada del  lunes Don Humberto Cuevas Cordero ,a los 83 años de vida recibió el llamado celestial para presentarse ante Dios y después de 18 años reencontrarse con su amada.

La ceremonia  que contó con la presencia de distintas autoridades de la comuna ,comenzó en el cuartel de bomberos de la comuna de Santa María y finalizó en el cementerio parroquial de la misma comuna. Entre los discursos más destacados fue el siguiente “En el cuartel celestial hay fiesta,te fuiste en invierno pero al pasar los  meses volverás a florecer”, 

PORQUE LA  TRADICIÓN DE LOS FUNERALES DE LOS BOMBEROS DE NOCHE ?

En el año de 1859, Chile vivía una encendida revolución

Reinaba cierta inestabilidad política, y las autoridades de la época decretaron toque de queda, con el fin de evitar el tránsito y que hacer normal de las personas y así poder tener un control más efectivo de la situación.

El día 12 de Abril de ese año, la Tercera Compañía del Cuerpo de Bomberos de Valparaíso tuvo que lamentar la pérdida del Voluntario, Domingo Espineira. Sus Camaradas no contaron con la autorización correspondiente por parte de las autoridades para realizar sus funerales, debido al clima de revolución que existía en esos momentos.

Por esta razón, los bomberos decidieron realizar el funeral de su joven camarada, en forma oculta y teniendo como aliado la oscuridad de la noche, alumbrándose sólo antorchas, chonchones y faroles hasta llegar al campo santo. Así se dio inicio a una tradición que se ha mantenido por casi ciento cincuenta años.

Desde entonces, y creando una tradición de magia y leyenda, los Bomberos de todo Chile, sepultan de noche a sus compañeros de nobles postulados; portando en sus manos acostumbradas a las hachas pitones, modestas y humildes antorchas que, acompañando a la muerte, simbolizan el Fuego y la Luz palpitante de la vida.